¿Parto Orgásmico?

En nuestro cuerpo durante aproximadamente cuarenta semanas, se han producido cambios respecto a la cantidad de sangre, liquido linfático, sistema óseo, cambios psicológicos, y principalmente cambios a nivel hormonal, en el momento en que el bebé decide nacer, cuando las contracciones habituales se tornan cada vez más profundas, prolongadas, seguidas y rítmicas, el útero se abre borrando su cuello, así mismo los huesos de la zona pélvica van sufriendo también un movimiento, pero, la pregunta es

 ¿cómo nuestro cuerpo es capaz de esto?

 Existen de dos grupos de fibras musculares en el útero, en forma de anillas, que lo recorren tanto a lo largo, como a lo ancho, estas son las encargadas de cerrar el útero mientras se desarrolla el embarazo, son las encargada de la expansión del útero a medida que crece nuestro bebé y su trabajo mayor radica en el parto, cuando rítmicamente trabajan para borrar el cuello del útero, y trabajan también  en equipo con el bebe, quien hace la mayor parte del trabajo, para que encaje su cabecita en los huesos pélvicos y posteriormente para que junto con los pujos voluntarios de la madre,  pase por el canal de parto y vea la luz.

En este punto los receptores de oxitocina que el cuerpo ha generado en cada pulsión sexual a lo largo de su vida, se activan para que entre en acción el útero, por eso en partos naturales, y sin ninguna intervención es normal que la madre segregue leche, ya que estos mismos receptores de oxitocina se encuentran en las mamas, el útero y el clítoris.
Aquí se abre otra pregunta, la que despertó nuestro interés, y el motivo fundamental de este espacio, ¿existe entonces, una relación fisiológica entre el orgasmo y el parto? Lo que se ha descubierto hasta el momento es que si, el movimiento que sufre el útero en el orgasmo es el mismo que vive en el  parto. Pero en este último caso es mas rítmico prolongado  e intenso.

¿Porque entonces, durante el orgasmo tenemos una sensación, y durante el parto otra totalmente diferente?

 Simplemente porque en la actualidad las mujeres ignoran las sensaciones y necesidades del organismo. Hay investigaciones y testimonios que afirman la existencia de partos sin dolor y hasta orgásmicos, pero  para que esto suceda es necesario que la mujer pueda hacer comunión con su cuerpo, respetar sus tiempos, y necesidades, tanto durante el proceso de preparto y parto, como en una relación sexual es necesaria la intimidad y el respeto, cosa que hoy en día no se conjuga en el ambiente hospitalario. Existen diversos países que ofrecen el servicio de matronas, y hasta casas de parto equipadas para atender un nacimiento sin riesgo, pero hoy en día en nuestro país como en tantos, la violencia obstétrica nos impide vivir la experiencia de un parto natural y fisiológico. opino que el parto orgásmico no se debería plantear como objetivo, si no como posibilidad, Aun así no es necesario que busquemos la experiencia de un parto sin dolor, ya que dependiendo de la mujer puede que el dolor pueda interpretarse como algo agradable y necesario, siempre y cuando sea con amor y de manera natural.  


En próximas notas estaremos hablando específicamente de la fisiología sexual femenina, ya que en este artículo la hemos explicado sin mucho detalle, aun así les recomendamos que visiten los siguientes enlaces:


Aviso: no promovemos ningún estilo de parto en particular, tampoco nuestro ánimo es de crítica, es simplemente un artículo referido a un tema del que no abundan datos en nuestro idioma. Pedimos disculpas en el caso de herir susceptibilidades, está disponible la opción de comentar sin filtro, ni censura.


Gracias por leerme, UnBeso Huara.

1 comentario:

  1. Sabéis que me encanta vuestro blog pero última mente no tengo tiempo ni de saludar así que os dejo un merecido premio en Cíclope a Mano.

    ¡Felicidades desde Cíclope Imagen y
    Cíclope a mano!

    ResponderEliminar