Mitos Sobre La Lactancia Materna


La lactancia. Un acto tan hermoso, tan simple y al mismo tiempo tan complejo.
A lo largo de mi experiencia he oído muchísimas veces, desde muy chica, un montón de conceptos sobre la lactancia, que al interiorizarme sobre el tema, quede helada. Eran mito!?
 No sé si les paso lo mismo que a mí, pero por ejemplo tengo amigas a las que “su leche no era buena”, por eso complementaron con mamadera, tengo una conocida a la que su médico le recomendó mamadera por las noches para que el bebe duerma más, una amiga de la familia al comentarle que yo quería darle solo pecho a mi bebe, me conto que no le pudo dar pecho a ninguno de sus hijos por que las grietas eran muy dolorosas, y entonces decidió que –“la mamadera es lo mismo, Los chicos ni se acuerdan, y  yo no iba a sufrir cada tres horas todos los días y al fin del caso es leche, yo crié cuatro y tan mal no salieron”- como un montón de mitos en una frase! Y no es que acuse de mala madre, ni nada por el estilo, solo que la sociedad nos arrastra a ciertas elecciones que no son las mejores. Por eso me encanta la cantidad y calidad de información que se maneja en este medio, Internet.
 Estos mitos me hicieron pensar mucho, de verdad entre en duda. Entonces, les soy sincera, no confiaba en que la naturaleza me ayudaría por milagro, necesite investigar un poco. Al fin no sabía a quién creerle, porque escuchando mi entorno, la mayoría de los niños no han mamado más de seis meses, como mucho. La única mujer que conozco que fue lo suficientemente “loca”, como para amamantar por siete años consecutivos, fue mi madre, (entre mi hermano y yo hay cai, tres años de distancia, mame como tres años y pico, y hubo un tiempo en que tomábamos pecho los dos a la vez, ambos dejamos solos, cuando quisimos,) y sinceramente yo creía que mi vieja estaba loca, ella misma dice ser de esas que tienen buena leche. Y no sé como, por que nos dio siempre cada tres horas.
 Entonces, con el propósito de la semana mundial de la lactancia materna me gustaría comenzar haciendo una lista de los mitos que conozco, tal vez falten por eso les agradecería que si desean aportar con un comentario será, bienvenido!
 Para comenzar, mencionare la tan consabida frase, “la leche de algunas madres no es buena”, y tienen que completar con fórmula. Mito! ya que las mujeres todas salvo unos pocos casos, estamos preparadas para amamantar. Este mito se debe a que vemos la leche de vaca con una textura opaca, homogénea. Cuando una mujer recién comienza a amamantar puede notar que la leche que sale al principio es traslucida, es “aguada” porque siempre el principio de la leche, es la fase que proporciona al niño el líquido, La segunda fase en más gruesa, no es mejor ni peor que la primera las dos son igual de necesarias.
Por lo tanto esta fase de la leche puede traer confusión a las madres que han oído por todos lados este cuento. El problema relacionado con esto es que gracias a otros mitos la producción de leche se puede ver afectada y efectivamente el niño puede estar mal nutrido siendo amamantado, con lo que se complementa con formula, y pues de a poco se aumentan las mamaderas disminuyen las mamadas y el niño desteta antes de tiempo.
Otro mito, y con el que tuve una experiencia complicada, es que hay que amamantar cada tres horas quince minutos de un pecho, y quince minutos del otro.
 Resulta que al otro día de que naciera mi bebe, entra una pediatra a examinar como estaba mi hijo. La enfermera le había comentado que yo había pasado la noche –con ese pobre chico colgado de la teta-  entonces como si se tratara de una nena me explico: -mira mami, los nenes no necesitan que le des pecho todo el día, le vas a hacer mal, y lo vas a malcriar, me entiendes? Mira, tenes que darle de mamar cada tres horitas, unos quince minutitos de un lado, cinco minutos de provechito, quince minutos del otro, cinco de provechito, y lo acostas para que duerma. Porque los nenes necesitan dormir, sabes? de día tiene que quedarse tranquilito unas 3 horas, y de noche la vas a estirar a cuatro o cinco. En el caso de que llore mucho le das una mamadera antes de dormir, y otra en medio de la noche. - me dio una lista con las leches que me recomendaba, y prosiguió - así el gordito te va a dormir cinco horitas, una mamadera y cinco más. Y más adelante la de la media noche no va a hacer falta y va a dormir toda la noche.-  se imaginaran el resto, pero lo increíble es que no fue una amiga, quien vino con el datillo, fue una doctora! El problema es que otra madre toma apunte de lo que le dice, y va a estar con un reloj contando los segundos.
 Primero Dar pecho 15 minutos por lado es un  mito, ya que como mencione anteriormente,  la primera fase de la leche que sale está compuesta en su mayor parte por agua (quita la sed) y la leche de atrás está compuesta en su mayoría de grasa (quita el hambre). Si a un niño, le damos sólo la primera leche de ambos este niño quedará con hambre. Lo que es recomendable es que el bebe vacíe un pecho para pasar al otro, y que la próxima mamada  comience por el ultimo.
 Segundo Dar pecho cada 3 horas otro mito! Cuando a una madre, se le da esta instrucción me parece grave, ya que los primeros meses es donde se afianza la lactancia materna, por lo que se debería promover la Lactancia A Libre Demanda en realidad es este tiempo el máximo que debería estar un bebe sin comer, pensémoslo así, imagínate vivir a leche, o a alimentos liquidos, se digiere mucho más fácil, por lo tanto vas a tener hambre varias veces al día, esto pasa con los bebes también. A Veces es simplemente intentar ponerse en la piel de los bebes para comprender cuan cruel es la sociedad para con ellos.
 Y tercero un niño que duerma cinco horas… le falto recomendarme el “Duérmete Niño” junto a la lista de leches!! … bue me desquite, =) sigamos con la  lista.
La leche materna no aporta nada a los bebes de más de 13 meses. Otro Mito! De hecho, los principales organismos internacionales (OMS, Unicef) recomiendan dar el pecho al menos hasta los dos años. La leche materna no solo sigue teniendo beneficios nutricionales y afectivos más allá de los doce meses, sino que sigue aportando una defensa inmunológica adaptada al entorno en el que vive el bebé. La composición de la leche materna cambia de acuerdo con las necesidades del niño a medida que madura.
La leche materna continúa complementando y ayudando al sistema inmune mientras el niño la siga tomando. La lactancia debe continuar hasta que la madre y el bebe decidan por el destete. Este debe ser natural paulatino y solo deben intervenir la madre y el bebe.
 Mira que te está usando de chupeta humano! Cuantas veces lo he oído, pues si, el chupete como dice el doctor Carlos González es una mami de goma. Y fue inventado para cubrir una necesidad, la succión no nutritiva. Los niños necesitan cubrir las necesidades de succión. Algunos niños se satisfacen primordialmente cuando comen, otros niños requieren más succión al pecho, aun cuando hayan acabado de comer hace unos minutos. Muchos niños también maman cuando algo les duele, cuando tienen miedo, o cuando se sienten solos. Y necesitan el consuelo que les produce este reflejo, y la cercanía con la madre.
 La lactancia a demanda trae problemas entre los padres como pareja. Mito! Los padres maduros comprenden que las necesidades del bebe son muy intensas, pero también, que a medida que el bebe crece se va independizando. Además, el trabajo en equipo que se realiza al cuidar de un hijo puede unir a la pareja conforme ambos aprenden a ser padres juntos.
 Algunos niños son alérgicos a la leche materna. Mito! La leche materna es la sustancia más natural que se le puede ofrecer esta especial mente producida para cubrir sus necesidades. Si el bebé muestra señas de sensibilidad relacionadas con la alimentación, en general se deben a alguna proteína ajena que ha logrado entrar a la leche materna, y no a la leche materna en sí. Esto se remedia fácilmente eliminando el alimento ofensivo de la dieta materna durante un tiempo.
 Un disgusto o un susto importante pueden cortar la leche. Mito! No es cierto que un susto corte la leche. Tomemos en cuenta que los niños que amamantan mantienen un contacto importante su mamá. Los niños notan la inquietud, tristeza o ansiedad de la madre y actúan en consecuencia, mostrándose también inquietos o irritables. La irritabilidad del bebé, por tanto, no se debe tanto a la presencia o ausencia de leche como a una reacción ante el cambio en la sensibilidad de su mamá. Por otro lado, debemos saber que la adrenalina actúa como inhibidora de la oxitocina, (una de las hormonas que trabajan en la eyección de la leche). En una situación de estrés o ansiedad, la presencia de adrenalina puede dificultar la salida de leche. No es que no haya leche, sino que esta sale con mayor dificultad debido a la falta de la oxitocina. En este caso la estimulación será el mejor remedio. Tanto para calmar a la madre. (El amamantar es un acto que relaja y despejé, una madre al ver a su hijo al pecho puede abstraerse de las situaciones difíciles). Como para secretar esta hormona.
Les comento que he comprobado este caso, cuando mi bebe tenía 10 días, unos delincuentes entraron a mi casa haciéndose pasar por mi marido, pues abro la puerta, me empuja uno de ellos y bueno, yo estaba sola con mi bebe recién nacido, mi marido tenía que estar volviendo del trabajo, era ya de noche, como las 22hs, no nos hicieron ningún daño físico, pero si quede bastante mal. Hicimos la denuncia, y cuando volvíamos de la comisaria, me sentía muy mal porque estaba prácticamente segura de que no podría amamantar a mí bebe, entonces cuando pude por fin relajarme, ya en la casa de mis padres, me senté con mi marido y mi hijo en silencio a darle pecho. Primero me hizo bien el acto de tenerlo tan pegadito y protegido con migo, y al ratito no mas se durmió, y comenzó a salir leche del otro pecho. Es decir estimuló una mama y produjo de ambas. Me lleno de alegría poder derribar este mito, porque hubiera sido injusto que por una situación tal no pudiera amamantar a mi hijo. Así que les aseguro que se puede. Yo pude!
 La lactancia demasiado frecuente causa obesidad en el niño cuando él crece. Mito! estudios científicos han demostrado que los niños amamantados auto controlan sus patrones alimenticios. Los bebes tienden a consumir la cantidad de leche proporcionada para su propio cuerpo. Es la alimentación con leche de formula y la introducción temprana de alimentos complementarios la causa de que se vean afectados de obesidad al crecer, no la lactancia natural.
 Cuando una madre se queda embarazada, tiene que destetar. Mito! Cuando una madre amamanta, como he dicho anteriormente, produce oxitocina, hormona esencial a la hora de que se produzca una contracción uterina, lo que a muchos obstetras les asusta, puesto que si el útero tiende a ser sensible a estímulos pueda desencadenarse un parto prematuro. Pero esto no indica que se deba destetar al hijo mayor por esto. Se puede seguir el embarazo más de cerca, y en el caso de que exista una amenaza real de parto prematuro se puede paulatinamente destetas al hijo mayor, pero solo en casos en que la lactancia no sea el único factor de amenaza. Tranquilamente se puede amamantar durante el embarazo, pudiendo llegar incluso a la lactancia en tándem.
 La confusión tetina-pezón no existe. Mito! La alimentación a pecho y la alimentación por mamadera requieren diferentes técnicas orales y motrices. Los chupos o tetinas artificiales proveen una especie de "sobre estimulación" en la que los niños pueden fijarse y preferir al pezón, más suave. Como resultado, algunos bebés desarrollan la confusión de succión y usan técnicas no adecuadas para mamar al pecho cuando se les ha ofrecido biberón y pecho. Esto hace que no sean eficientes obteniendo leche y en ocasiones agrietan a su madre.
 Hay que comer más para tener más leche. Mito! Lo que consuma la madre no influye en la cantidad, ni calidad de leche que se produce, siempre y cuando la lactancia sea a demanda. Puede que una madre lactante tenga más hambre por el desgaste mismo de la rutina, pero no por el hecho de amamantar. Así como el consumo de líquidos, puede que tenga más sed, pero no por eso si no consume liquido no producirá leche. También, los cambios hormonales mejoran la absorción de nutrientes en el intestino, por lo que se aprovecha mejor cada alimento. No hay que comer por dos ni comer más para amamantar.

 Bueno mamis, en el próximo post haré un apartado especial sobre la lactancia y los medicamentos. Gracias por leerme, les dejo un beso, Huara

No hay comentarios.:

Publicar un comentario